Transpotting, heroina, jóvenes y un mensaje bien fuerte.

    El siguiente monólogo es el que abre la famosa y controversial película Transpotting, dirigida por Danny Boyle y basada en la novela del mismo nombre escrita por Irvine Welsh. Ha pasado ya un buen tiempo, más de una decada, desde 1996 cuando la película salio al mercado y escandalizó a la prensa con la historia de un grupo de heroinómanos de Edimburgo. El siguiente es, como decia antes, el texto con el que comienza esta historia que hoy en día podriamos decir que es de culto. Muchos lo han enmarcado y otros lo llevan como su standarte.


    "Elige la vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos. Elige buena salud, colesterol bajo y seguro dental. Elige hipoteca a interés fijo. Elige un piso piloto. Elige a tus amigos. Elige ropa deportiva y maletas a juego. Elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos. Elige bricolaje y preguntarte quién coño eres los domingos por la mañana. Elige sentarte en el sofá a ver teleconcursos que embotan la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura. Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable, siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte. Elige tu futuro. Elige la vida… ¿pero por qué iba yo a querer hacer algo así? Yo elegí no elegir la vida: elegí otra cosa. ¿Y las razones? No hay razones. ¿Quién necesita razones cuando tienes heroína?"

    Puede interesarte: