Curiosidad sobre la muerte de William Shakespeare

    Normalmente, en esa época, cuando no habia mas espacio en los cementerios para nuevos muertos, era habitual que se vaciaran las sepulturas antiguas y se transportaran a un osario cercano para obtener lugar para las nuevas. Antes de morir, William Shakespeare, quizas temiendo que alguien trasladara sus restos a otro lugar, compuso el siguiente epitafio para su tumba:

    Buen amigo, por Jesús, abstente
    de cavar el polvo aquí encerrado.
    Bendito sea el hombre que respete estas piedras,
    y maldito el que remueva mis huesos.
    Una leyenda afirma que las obras inéditas de Shakespeare yacen con él en su tumba. Nadie se ha atrevido a comprobar la veracidad de la leyenda, tal vez por miedo a la maldición del citado epitafio.

    Curioso no?

    Puede interesarte: