¿Por qué trae mala suerte derramar sal?

    En varias culturas, según antiguas supersticiones, es considerado de mala suerte derramar sal. Afortunadamente, muchas culturas también tienen la solución al problema, la cual usualmente implica tirar un puñado de lo derramado hacia atrás por encima de tu hombro. Las supersticiones alrededor de la sal son confusas para la humanidad moderna, porque la sal está siempre presente, pero el creer que fue sumamente valorado en otras épocas cambia increíblemente las perspectivas.

    La razón que más se considera para creer que trae mala suerte derramar sal tiene que ver con su costo. Por miles de años, la sal era una rara comodidad. Era dificil de extraer y por ende era muy costosa. Muchas rutas de transacción se armaron para el intercambio de sal. La gente pagaba con sal y hasta, su peso llegó a ser más costoso que el del oro. Por eso derramar sal era un desperdicio, ya que era un recurso muy preciado.

    Desde que la sal fue valuada tan alta por la mayoría de los humanos, fue asociada con la amistad y la fortuna. La ofrenda de sal fue incluída en las ceremonia de varias religiones y la gente hasta llevaba sal a sus casas para la buena suerte. Estas asociaciones han sugestionado a que el derramamiento de sal atrae a la mala fortuna, de aquí la creencia de la suerte que proporciona este compuesto.

    La sal es también un excelente conservante. De hecho está relacionado con la salud y longevidad. Algunas culturas creían que desperdiciarla traía mala suerte y reducía tu longevidad o felicidad. En el Reino Unido, por ejemplo, cada grano de sal representa una lágrima, mientras que en Alemania la sal derramada despertaba al diablo, atrayendo la enemistad y la mala fortuna.

    Algunas de las supersticiones sobre el derrame de sal son anteriores a la era cristiana. Como en el caso de muchas otras tradiciones y supersticiones, el miedo del derrame de sal se adoptó en su fe. Se decía que Judas derramó sal en la Última Cena y luego resultó ser quien traicionó a Cristo, por lo que también fue considerada de mala suerte por varios cristianos.

    Si fuíste lo suficientemente desafortunado derramando sal, tal vez deberías probar tomar un puñado y tirarlo por sobre tu hombro izquierdo para espantar a los males. Esto es practicado en varios países del mundo. Por supuesto, también puede ser derramada deliberadamente, como ocurre en algunas culturas asiáticas donde es tradición desparramarlas por los estadios, previo a eventos deportivos, por ejemplo, o en casas nuevas con el fin de atraer la buena fortuna al hogar.

    Puede interesarte: