Como aprender a silbar?

    Silbar puede ser un divertimento para pasar el tiempo. Algunas personas silban tonos para pasar el tiempo, mientras otros consideran esto algo serio, hasta pueden participar en competencias de silbidos. Si no sabes como silbar, sin alguien que te enseñe, puede ser dificil. Pero con un poco de paciencia y tiempo, puedes aprender fácilmente a silbar una nota o dos.

    Empieza por encontrar un espejo. Mientras te estas mirando en el reflejo, trata de poner tus labios en forma de "O." Debes dejar un hueco pequeño por donde el aire pueda pasar. La siguiente posición es la de poner la lengua detrás de tus dientes de abajo. Manteniendo esta posición, empieza a soplar aire hacia afuera a través del círculo creado por tus labios. Repite estos pasos; puede que primero tome un tiempo antes de que seas capaz de producir un silbido.

    No pretendas aprender a silbar perfectamente en tu primer intento. Probablemente tienes que pasar algún tiempo ajustando tus labios y lengua antes de que puedas sacar el sonido de la nota que quieres silbar. Puede que tengas que  ajustar tus labios o cambiar la posición de tu lengua. Algunas personas encuentran más éxito poniendo la lengua más pegada a su paladar o undiendola bajo las encias de los dientes de abajo. Mientras aprendes, evita soplar muy fuerte; pequeñas cantidades de aire tienden a ser mejores para silbar.

    Algunas personas sugieren mantener los labios húmedos mientras aprendes a silbar, ya que tener los labios mojados produce que el sonido sea más fuerte. Una vez que conseguiste una nota decente, continua, ajustando tus labios y lengua y la fuerza de tu soplido para obtener diferentes sonidos. Tal vez quieras intentar enrolar tu lengua y acercarla hacia el paladar, sin tocarlo. Algunas personas son capaces de producir diferentes notas también de esta manera.

    Cuando inicialmente aprendes a silbar, las notas que produces son como una respiración en volumen bajo. Tus silbidos pueden desaparecer. Eventualmente que escuches que el sonido sale con el aire intenta no cansarte, ni hacer fuerza demás. Si escuchas algún sonido aunque sea bajo, no te desesperes y baja la intensidad del soplido e intenta corrigiendo la postura de los labios y la lengua para que el sonido comience a crecer y logres armar melodías con tu boca.

    Puede interesarte: