Como saber un lunar es peligroso?

    En muchas ocasiones observamos la aparición de lunares en nuestro cuerpo, sin embargo son contadas las veces que prestamos atención a su formación y los cambios que éstos pueden tener. No tenemos en claro el grado su grado de peligrosidad ni tampoco el por qué de su formación.

    Para identificar cuando un lunar puede ser maligno debemos tener en cuenta algunos parámetros como el color, el tamaño, la forma y el relieve de los mismos.

    El color; cuando una peca o lunar toma un color rojizo o se oscurece de manera repentina es un claro signo de precaución. En ese instante debemos consultar con un médico.

    El tamaño: Se estima que puede tener algún rasgo maligno todo aquel lunar que mida más de seis milímetros. Esto no es una norma que se cumpla en el cien por ciento de las ocasiones, pero si es un símbolo de alerta. Ante este tipo de eventos tendremos que acercarnos a un dermatólogo para que éste evalúe la consistencia del mismo.

    La forma, cuando tienen un tamaño exagerado o bien una formación extraña, deben ser visualizados por un especialista dado la peligrosidad que esto conlleva.

    El relieve: la aparición de costras alrededor de los lunares, o las hinchazones próximas a éstos son señales claras de que algo anda mal y por ende necesitan ser revisadas por un especialista.

    Puede interesarte: