Tu madre que te ama

    Me ha llegado como llegan las cartas, por correo, pero afortunádamente mi madre no es quien me lo mandó. Es de esas cadenas que sí valen la pena, aunque esté totalmente en contra del correo no deseado, hay veces (muy pocas) en que llegan cosas buenas. El único problema es que no se quien fue que me lo mandó. Pero me gustó y la guarde, hace ya varios años. Espero que, como a mi, les robe mas de una sonrisa.


    Querido Hijo:

    Te escribo estas líneas para que sepas que estoy viva. Te escribo lentamente porque sé que no sabes leer de corrido. Tu padre consiguio un trabajo muy bueno; tiene 500 personas bajo su poder. Cuida el cementerio del pueblo.

    No vas a reconocer la casa cuando vengas, porque nos mudamos. La nueva casa tiene un lavarropas que no funciona bien; la semana pasada puse cuatro camisas, tiré de la cadena y todavía no las he vuelto a ver. A tu tía Rosa le pasa al revés que a mí; ella cuando toma café no puede dormir, en cambio yo, cuando duermo no puedo tomar café. Finalmente enterramos a tu abuelo. Encontramos el cadáver ahora con todo ésto de la mudanza. Estaba en el armario, desde ese día que ganó jugando a las escondidas. La semana pasada tu padrino se ahogó en la destilería en un tanque de brandy. Varios hombres trataron de salvarlo pero él luchó valientemente contra ellos. Tardaron tres días en apagar el fuego cuando lo cremamos. Hoy tu hermana Julia tuvo un hijo, pero como todavía no sé si es nena o nene, no se si llamarte tía o tío. Quien hace mucho que no aparece es tu tío Jorge, que murió totalmente el año pasado. Y tu primo Jacinto, que siempre se creyó más rápido que el toro, comprobó que no lo era.

    Estoy preocupada con el perro Boby, que insiste en perseguir los autos estacionados y se me está aburriendo.

    Ah! Finalmente los embotelladores de refresco tuvieran la gran idea de poner un letrero en las tapitas que dice:"Abra por aquí". ¿Qué crees? Tu hermano José cerró el auto con traba y dejo las llaves adentro, tuvo que volver a casa para buscar el duplicado y poder así sacarnos a todos de adentro del auto.

    La semana pasada llovió toda la semana; los primeros tres días llovió y los últimos cuatro también.

    Todos te extrañamos mucho, pero mucho más desde que te fuiste. Tienes que escribirnos contándonos como te va con tu nueva novia extranjera; no sabés como nos pusimos de contentos cuando nos enteramos que estabas en cama con Artritis.

    Esta carta te la mando por Manolo, que va mañana por ahí. A propósito, puedes buscarlo al aeropuerto?

    Bueno mi hijo, no escribo el remitente porque no se la dirección nueva. La última familia española que vivía en esta casa se llevó los números para no tener que cambiar la dirección. Si te encuentras con doña María saludala de mi parte, si no la encuentras, no le digas nada.

    Tu madre que te ama:
    YO

    PD: Te iba a mandar cien mil pesetas, pero ya cerré el sobre.

    Puede interesarte: